Avisar de contenido inadecuado

De llantos e hipocrecias mediáticas

{
}

Tanta lloradadera opositora, tanto pesar por padres y madres de familia, ahora sin sustento, tanta melancolía y arrechera desatado en estos tiempos de afectos a empresarios radiales metidos a políticos opositores, pero impunemente dados a vivir de la ilegalidad de unas concesiones que nos les pertenecen y que es deber del Estado recuperar, porque la ley amigos es dura pero es ley... y sin son para beneficio del pueblo mejor...

Ahora hagamos un breve ejercicio de memoria histórica para los amigos radiófilos, demócratas, libertarios, pero por sobre todos enemigos a muerte de Chávez, sobre algunas perlas no muy lejanas en materia de cierres de medio... Veamos...

Radio Guayana patrimonio cultural de Upata, 40 años de historia como la gran emisora del Sur de Bolívar, casa de formación de grandes y buenos locutores, productores radiales, un buen día fue cerrada... Murió de mengua, sin anunciantes, sin empresarios que le dieran un poco de oxígeno, le quitaron su escasa publicidad, ya no les importaba que necesitaba con urgencia un empuncito, porque sus viejos equipos, su transmisor, ya no daban más y también la dejaron morir porque ya estaba pasada de moda, en estos tiempos de FM. Murió Radio Guayana y no tuvo dolientes. Nadie la lloró, a nadie le importó, no le guardaron luto, no les importó, sus pocos trabajadores, el fiel Tigui Tiguito, quedaron en la calle, peleando prestaciones y un trato justo laboral. Esa radio era una voz de este pueblo, la única que a través de las hertzianas nos acompañó durante décadas como emisora local, pero cuando la cerraron nadie reclamo, a nadie le importó. Y no fue precisamente el Gobierno de turno quien la cerró, fueron sus propietarios quienes le quitaron la vida y la enterraron, que en Paz Descanse.

Acá también hubo otros crímines sin castigo, nos referimos por supuesto a crímenes mediáticos. El de ese medio de comunicación local El Tepuy, de ingrata recordación para el alcalde Américo, porque en los 90 le dedicó amplios espacios a la oposición adeca y se le atribuía relación directa con los jefes blancos de la Villa del Yocoima. El Tepuy, fue también y pese a su cuestionable línea editorial, un pequeño patrimonio periodístico de esta ciudad de Upata. Pero un buen día dejó de ser negocio, se hizo viejo, canoso, su imprenta plana no dio más, los costos superaron los ingresos, no tuvo oxígeno, al sector empresarial de la villa, muchos de esos que tanto odian a Chávez, se le presentó entonces la oportunidad de rescatar aquel proyecto, o comenzar uno nuevo. Pero No. Prefirieron hacerse los locos y lo que hicieron fue hundirlo aún más, por falta de apoyo y alimento financiero. El Tepuy, un buen o mal día de 1996 o 1997, no recuerdo, dejó de respirar, murió, y fue enterrado sin fanfarria y sin honor. Unos cuantos periodistas, diagramadores, fotográfos, oficinistas, prensistas, administradora, quedaron en la calle, y se apagó otra voz de la conciencia, otro voz del pueblo, otro medio de comunicación.  Más desempleo para Upata, que prefería y prefiere diez años después seguir viviendo de la prensa de allá, de la que se hace en Ciudad Guayana. Estamos mudos en medios impresos. Pero aquí nadie lloró, nadie protestó, nadie intentó quemarle la casa al maluco de Palumbo o de Salazar, el exalcalde, que algunos decían era su dueño último, nadie osó convocar a la ONU, a la OEA, a la Corte Celestial. Cuando los jefes empresariales deciden cerrar, matar, callar, a sus propias creaciones mediáticas, pocos muy pocos lloran o se quejan. Esa es la triste realidad.

Más reciente, un caso insólito, un buen día un señor que a Upata quizá la conoce de foto, porque de su bunker en Puerto Ordaz muy poco se mueve, decidió negociar en materia de televisión, consiguió, gracias a sus influencia en el gobierno de Caldera, obtener una concesión para instalar una planta televisiva en Upata en señal libre, así como usted lo oye, en nuestra Upata ibamos a tener una televisora o mejor una sucursal de TV Guayana, el Canal de los Guayaneses, ese mismo de la Pequeña Casa de la Pradera y el Bote del Amor. Lo cierto fue que al señor le dieron la concesión y allí estuvo el papelito, el permiso, orbitando en la oficina de este flamante jefe del Bloque de Prensa, digno representante de una de las familias más encumbradas del estado, los Natera Febres, haciendo nada el papelito. Pues se le venció el tiempo. No pasó de una antena infuncional, sin uso, allá en el Cerro El Algarrobo. Y la planta o la sucursal de TV Guayana nunca apareció en el espectro de la comunicación. Pero a nadie, a ningún crítico, a ningún defensor del derecho de los pueblos a la información y la expresión, se le ocurrió incriminarle, cuestionarle, a este señor de paltó cuartorepublicano, alimentado vorazmente durante los gobiernos adecos, por el Fhurer Sucre Figarella, por el Grupo Chino y por Andrés Velásquez, que él tenía la obligación de activar ese proyecto, jamás lo hizo y el resultado ahora sí, el Estado le quitó la concesión, que mantenía como simple adorno o botín de guerra.

Y en su caso, cuando le quitan lo que no le pertenece, ahora sí, aparecen los críticos de siempre, los llorones y los hipócritas reclamándole al Tirano que no atente contra la libertad y el derecho de todos a tener voz... Así son las cosas... Por eso no creemos en fantasmas, en aparecidos, en histéricos y en oportunistas, que estiran ese concepto de la libertad, de la democracia, a su libre antojo...Pero que son expertos en eso de usar los medios a su conveniencia y para el chataje, son especialistas en eso de botar a comunicadores o periodistas preguntones, que son también habilidosos para archivar informaciones que nos les conviene publicar o que saben muy bien como presionar a un alcalde para que se baje de la mula o en caso contrario "te aplasto con mis reporteros"...

Estos empresarios criticones, liberadores, democráticos, independientes, dignos, sin bozal, soberanos, esos son los peligrosos, porque para ellos la libertad de expresión es un comodín, un chicle bomba, una elástica que estiran o encogen a su libre interés por el dinero, porque para ellos el fin no es informar, opinar, expresar, el fin es hacer dinero y mucho, es tener poder, lo demás es pura paja...

{
}
{
}

Comentarios De llantos e hipocrecias mediáticas

Me siento a morir pero no me dejare vencer...

Hugo Rafael Chavez Frias este soberano de busca para que le regreses todo a sus hermanos Venezolanos.

PERO CARAJO AYUDENME Y ESCRIBEME ALGO ALGUIEN... TODOS SON IGUALES..... NADIE LE HECHA BOLAS A LA CHIQUITA.... ESTOY EXPLOTADO.... SON LAS 2 Y MEDIA CON UN ATAQUE DE NERVIOS.... NO AGUANTO MAS....

 HUGO CHAVEZ FRIAS JURO POR EL AMOR DE DIOS SOBRE TODA LA  TIERRA Y EL UNIVERSO DE QUE VOY A TENERTE FRENTE DE MI, TE VOY A TENER...

YA MI HIRA NO AGUANTA MAS....

LA CORTE CELESTIAL TE VA A CONDENAR POR USAR LA CORTE AFRICANA EN CONTRA DE NOSOTROS MISMOS Y ELIMINAR A SIMON BOLIVAR DE LOS BILLETES Y DE SUMARLE OTRA ESTRELLA MAS A NUESTRA BANDERA Y MAS.... 

TE ESTOY BUSCANDO CARAJO Y TE VOY A REBENTAR!!!!

FIRMA

EL SOBERANO. 
Pedro Lopez Pedro Lopez 20/08/2009 a las 08:32

Deja tu comentario De llantos e hipocrecias mediáticas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre