Avisar de contenido inadecuado

33 años de la tragedia del Orfeón Universitario

{
}

Reloj y Mural de Armando Barrios, Universidad Central de Venezuela

Reloj y Mural de Armando Barrios, en la Ciudad Universitaria de Caracas, sede de la Universidad Central de Venezuela, Patrimonio Cultural de la Humanidad. La UCV vivió en 1976 sus horas de mayor luto con la muerte de los integrantes de su Orfeón Universitario en el trágico accidente de las Azores.

Un 03 de septiembre pero de 1976, el avión C-130 “Hércules” de la Fuerza Aérea Venezolana que transportaba el Orfeón Universitario con su director, el maestro Vinicio Adames, se estrelló a 200 mts de la pista de Lages en la isla Texeira del Archipiélago de las Azores, causando la muerte de sus 68 tripulantes.
La periodista Mariadela Linares público hace un año el siguiente reporte, que retrata en su magnitud, dolor y emotividad la trágica desaparición física de los jóvenes integrantes de esta agrupación coral insigne declarada posteriormente Patrimonio Artístico de la Nación, así como las premoniciones que al parecer experimento el director del Orfeón el Maestro Vinicio Adames, quien también murió en ese incidente.
A 33 años de aquella lamentable pérdida de jóvenes venezolanos, muchos de ellos a punto de egresar como profesionales de la UCV, en nuestro Blog Upata Octavo Paralelo reproducimos el material de la colega Linares y otro escrito aún más detallado y revelador de las circunstancias que rodearon esta tragedia, así como de la reacción de los habitantes de la isla Texeira de las Azores, archipiélago ubicado a unos 1300 kilómetros de la peninsular Lisboa capital de Portugal. En medio del dolor nacional que produjo este accidente aéreo hubo demasiadas preguntas sin respuestas e inquietudes de amigos y familiares sobre el por qué tuvo que ocurrir este fatal desenlace.

A continuación el texto de Mariadela Linares:

"El 3 de septiembre de 1976, 68 integrantes del Orfeón Universitario de la Universidad Central de Venezuela murieron en un accidente aéreo en la Isla Texeira, una de las nueve Azores, en pleno Océano Atlántico, a 1.333 kilómetros de Lisboa.

La periodista Mariadela Linares, manifestó su sentir sobre lo sucedido, a través del siguiente escrito que a continuación reproducimos, el cual, a pesar de haber sido escrito en el 2006, aún tiene plena vigencia.

Orfeón UCV 76

Treinta años (en el 2006) han transcurrido desde aquella noche trágica cuando una tormenta nos arrebató de pronto la alegría de vivir. Un huracán acabó en un instante con los proyectos y las ilusiones de 53 jóvenes que iban a representarnos en un Festival de Canto Coral que habría de celebrarse en Barcelona, España.

Más allá de la tristeza y del eterno dolor que nos acompaña desde entonces, una rabia infinita no ha terminado de desalojarnos el alma. Está allí enquistada y cubierta de impotencia ante la injusticia de un hecho que, si bien fue un accidente como tantos que ocurren, ha podido evitarse si las autoridades universitarias y las del país en general, hubieran prestado mayor atención a la solicitud de transporte que durante meses bregó Vinicio Adames para llevar a su muchachera a España.

En la Venezuela Saudita de 1976, la entonces aerolínea bandera Viasa negó sus asientos a una muchedumbre cantora que no tenía con qué pagar. Otro tanto sucedió con ministerios y entes que denegaron su auxilio hasta que, a última hora, la Fuerza Aérea prestó un avión de carga, no preparado para recibir tan hermosos pasajeros. Improvisados tablones sirvieron de asiento a los orfeonistas para un viaje que se suponía sería de más de 20 horas. Unas cortinas plásticas rodeaban el excusado que les serviría de baño. Aún en esas condiciones, los jóvenes se embarcaron contentos y deseosos de llegar a su cita con la historia.

En las Azores funciona una base norteamericana. Hasta allá llegaron en medio de una terrible tormenta que azotaba el océano. Como suele suceder en estos casos, la responsabilidad recayó sobre el piloto muerto; sin embargo, supimos de un informe que revelaba la impericia del militar estadounidense que se encontraba en la torre de control al momento del accidente. Nada de ello se hizo público. Nunca supimos la verdad de lo que ocurrió.

Mi hermana mayor, mi otra madre, iba en ese vuelo. Y con ella, los amigos, invalorables compañeros de andanzas musicales. Difícil, muy difícil, describir el dolor y la impotencia que aprisiona el pecho cada vez que el recuerdo emerge y siempre que, como hoy, volvemos a escuchar aquellas queridas voces entonando su "canto infinito de paz". Dios los bendiga".


El equipo de FAV-CLUB, también inmortalizó a los fallecidos en el accidente. A continuación el escrito divulgado en el 2000:

"Los ángeles cayeron una noche tormentosa

La madrugada del 3 de septiembre de 1976 el padre Francisco Dolores, párroco de Angra do Heroísmo, no podía dormir.

Afuera de su cuarto parecía desarrollarse el fin del mundo. Dos tempestades con fatídicos nombres de mujer, Emmy y Frances, se abatían casi simultáneamente sobre las Azores. El sacerdote se incorporó de su cama y se asomó por la ventana. Vientos de 120 kilómetros por hora barrían Terceira, una de las nueve Azores, enclavadas en pleno Océano Atlántico, a 1.333 kilómetros de Lisboa.

La visibilidad era casi nula. No se distinguían las luces de las casas. Ni siquiera el balizaje del aeropuerto de Lages, más cercano que el pueblo. Violentas ráfagas de aire y agua se estrellaban contra las ventanas. El cura se aseguró de que estuvieran bien cerradas, y rezó por que las ovejas de su rebaño se hallaran a buen resguardo. Sin embargo supo, antes de correr de nuevo los visillos, que no podría seguir durmiendo. Se acordó entonces de la palabra "Ceraunomancia", la adivinación por medio de las tempestades.

"Insólito arte", pensó, pues cómo se pueden tomar por base de una predicción situaciones climáticas tan eminentemente volubles como las tormentas.

Por ejemplo éstas que ahora asolaban Terceira, se habían originado, como todas, en el Caribe, pero, a diferencia de la mayoría, no se habían desplazado al noroeste para ir a morir en La Florida, sino en dirección noreste, hasta casi arribar a los contrafuertes del continente europeo.

De todas maneras, en las Azores estaban acostumbrados a las tormentas desde que los primeros portugueses las poblaron en el siglo XV. Huracanes, tornados, tifones, ciclones, maremotos, cataclismos. Sólo las enormes piedras volcánicas sembradas en los alrededores habían sobrevivido a las perturbaciones del tiempo y de los siglos, convirtiéndose en testigos mudos de la intemperie.

Pero los aparentes caprichos de la naturaleza obedecían a ocultos designios de Dios contra los que no era oportuno ni prudente rebelarse.

El padre Dolores suspiró resignado, encendió la lámpara sobre una mesa de noche y retomó la lectura de La Divina Comedia en donde la había dejado hacía pocas horas. Era en realidad una relectura, pues años antes ya había sentido escalofríos al bajar los nueve círculos del infierno de la mano de Virgilio. Todavía temblaba al leer la inscripción en la puerta del Averno: "Lasciate ogni speranza, voi ch'entrate: Dejad toda esperanza, vosotros los que entráis"...

Un Viaje Sospechoso

Las últimas reuniones del Orfeón Universitario en casa de su director, Vinicio Adames, en Las Palmas, habían sido especialmente bulliciosas. Los casi sesenta miembros del grupo, fundado en 1944 por el maestro Antonio Estévez, estaban entusiasmados con la invitación que les habían formulado para presentarse en el Festival Internacional del Canto Coral a celebrarse a comienzos de septiembre en Barcelona, España. Ya habían terminado las clases y estaban empeñados a toda costa en viajar a la Península y presentarse.

Muchos de ellos eran muchachos de apenas 19 ó 20 años, procedentes del interior, que nunca habían salido del país y veían ahora la oportunidad de conocer otros aires. Su entusiasmo era contagioso. No aceptaban un No frente a sus ansias de vivir, de cantar, de trascender.

Vinicio Adames, apasionado, se dejaba llevar por este entusiasmo, aunque era algo escéptico. La Universidad Central de Venezuela, cuya partida para Cultura era de apenas 0,25% de su presupuesto total, no contaba con recursos para enviar a los muchachos a España. El costo del pasaje por Viasa era de 300 mil bolívares, una fortuna en aquel tiempo. Pero quedaba una posibilidad: el apoyo de la Fuerza Aérea Venezolana, que en otras ocasiones había colaborado con el Orfeón y otros grupos artísticos criollos. Vinicio, abrumado por el empuje de los muchachos, dejó que se organizaran en comisión. Estaban en plena temporada vacacional y no quería desaprovecharla, así que se fue con su esposa Romelia también orfeonista e internacionalista como él y sus tres hijos José Vinicio, de 15 años; Juan Manuel, de 12, y Andreína, de 10, a pasar unos días en Miami.

Mientras tanto, en Caracas, la Federación de Centros Universitarios, dirigida por Pastor Heydra, había solicitado una reunión con el Presidente de la República, Carlos Andrés Pérez. La agenda empezaba con el tema de la muerte del dirigente de la Liga Socialista, Jorge Rodríguez, y concluía con el viaje del Orfeón Universitario. Pérez ofreció un avión de la FAV, un Hércules C-130. En los días siguientes se concretó el ofrecimiento por las gestiones de los orfeonistas.

Sólo faltaba un detalle: el piloto. Entonces contactaron al teniente coronel Manuel Aureliano Vázquez Ocanto, que se encontraba de vacaciones en Maracay, y éste accedió a cumplir la misión con la única condición aceptada; de poder llevar a su esposa. Vázquez no sólo era un veterano piloto, sino que además conocía perfectamente la ruta pues la había transitado en anteriores ocasiones para transportar grupos folklóricos nacionales. Hasta había hecho amigos en las Azores. En pocos días se organizaron dos tripulaciones completas para manejar el enorme aparato.

Los orfeonistas llamaron a Miami a Vinicio y le contaron las buenas nuevas. El director coral decidió regresar a Caracas para viajar con los muchachos. Así lo hizo y su hijo mayor, José Vinicio, decidió venirse con él para estar juntos, pues cumplía 16 años el 1º de septiembre. Al llegar a Caracas, encontraron los preparativos avanzados y el entusiasmo a tope. A Vinicio Adames le ofrecieron un pasaje comercial pero él lo rechazó diciendo: "Yo me voy con mis muchachos". Raúl Delgado Estévez, orfeonista y sobrino del fundador, viajó primero a España para hacer los preparativos de la llegada y alojamiento del grupo.

En esos días, el cartero que llevaba la correspondencia a casa de los Adames, encontró a su amigo Vinicio y le preguntó jovial: "Entonces, maestro. ¿Es verdad que se va de viaje?". "No viajo, me llevan", respondió Adames. Diversos testigos coinciden en señalar que el músico hablaba con reticencia del tema. Trataba de no enfriar la vitalidad de los orfeonistas, pero al parecer no se sentía a gusto. Su malestar se hizo más evidente en Maiquetía al comprobar que el Hércules C-130 no disponía de asientos (este tipo de aviones está diseñado para transporte de tropas y equipos) y una de las 33 muchachas, Mercedes Ferrer, se hallaba embarazada de su esposo, el también orfeonista Juan Ramírez. Sin embargo, los jóvenes no se amilanaron por eso y buscaron acomodo de la mejor manera posible.

El apoyo de la FAV era inapreciable y ellos no pondrían reparos por nimiedades. Siete de los orfeonistas decidieron no ir por motivos personales o de estudios. Los antropólogos Carlos Ríos y María Eugenia Suels, por ejemplo, porque estaban inmersos en un trabajo de campo.

Mientras tanto, Romelia había decidido regresar a Caracas con sus dos hijos pequeños para, al menos, despedirse de Vinicio antes de que se fuera. Logró cupo en un vuelo de Panam, pero el viaje fue en vano: al llegar a Maiquetía descubrió que ya habían despegado. Sus aviones se habían cruzado en la noche de los cielos.

El Noveno Círculo

El padre Dolores interrumpió la lectura. Un ensordecedor estruendo, como el ruido del fin del mundo, le llegó desde el exterior. Por un momento dudó si era el efecto de la descripción del Dante de los suplicios infernales o algo que, efectivamente, estaba ocurriendo afuera. Se asomó de nuevo por la ventana, pero no pudo ver nada. Entonces decidió salir. Se vistió apresuradamente, se echó encima la chamarra contra el mal tiempo, tomó una linterna y buscó las llaves del Volkswagen. Le parecía que el ruido provenía del cercano aeródromo de la OTAN, en Lages, que operaba desde 1945 en virtud de un tratado entre Estados Unidos y Portugal. Hacia allá se dirigió. La carretera bordeaba la pista. El padre Francisco manejaba lentamente, pegando la cara al parabrisas, tratando de ver más allá del haz de luz de los faros, del limpiaparabrisas, de la cortina de lluvia y viento. Finalmente, como a un kilómetro de la pista, vio algo más allá de un sembradío de maíz: era grande, más que una piedra (él las conocía todas), y parecía el lomo de un dinosaurio. Detuvo el carro a un lado de la vía y se bajó, linterna en mano. Protegiéndose de la intemperie, se dirigió hacia el bulto oscuro. Cuando estuvo cerca se dio cuenta de lo que era: la cola de un avión. Temblando de miedo y de frío se aproximó más aún. Proyectó la luz de la linterna hacia adentro.

Lo que vio lo llenó de espanto: un hombre de ojos claros y una mujer rubia yacían allí, muertos. Algo brillaba en las manos del hombre.

Francisco se fijó mejor: era un diapasón.

El horror apenas había comenzado. Francisco vagó en círculos concéntricos. El suelo estaba tapizado de papeles mojados. Tomó uno.

Era una partitura cuya letra empezaba con estas palabras: "Gloria al Bravo Pueblo...".

Siguió caminando, aterrado ante el espectáculo que, como continuación de la lectura dantesca, se ofrecía ante sus ojos, entre maletas, pedazos de cuerpos humanos, amasijos de metal retorcido, manos sin dueño... Contó nueve pedazos de fuselaje, nueve círculos infernales. Aquella noche su fe flaqueó cuando cayó de rodillas clamando al cielo: "Por qué Dios mío, por qué"...

Ya amanecía, y la tormenta amainaba, cuando le recomendaron que se fuera a descansar. Habían llegado decenas, centenares de personas, que trataban de recomponer aquel rompecabezas mortal: marines de la base, campesinos, pastores, marineros, mujeres mudas y recias con la cabeza cubierta por pañoletas negras, se habían sumado a las tareas de rescate sobreponiéndose al asombro, al temor, a la impotencia.

Antes de retirarse, el padre Francisco Dolores pidió que los restos los trasladaran a la Iglesia de Nuestra Señora de la Misericordia, construida en 1521, donde él oficiaría una misa por el descanso eterno de sus almas. Como no había urnas suficientes, guardaron los restos en bolsas plásticas. Para que cupieran en la capilla, hubo que sacar todos los muebles. Eran, en total, 68 cuerpos. Nadie se había salvado.

Ezequiel Díaz Silva, el periodista que El Nacional enviara apenas 24 horas después, refirió: "Es sorprendente la bondad de los pobladores de esta isla. La tragedia no es sólo venezolana, ellos la han asimilado y las calles se notan tristes. Aquí hay una calidad humana que se hace contagiosa".

El último vuelo

El Hércules C-130 despegó de Maiquetía, hizo un toque técnico en Palo Negro, Maracay, y siguió rumbo a Las Bermudas. En estas islas, situadas al noreste de las Antillas, aterrizó para repostar gasolina. El avión, de casi 50 metros de largo, necesitaba 36.936 litros de combustible para llenar sus tres tanques (uno principal y dos auxiliares situados debajo de los extremos de los planos), y alimentar sus cuatro potentes motores de turbo propulsión de 4.050 caballos de fuerza cada uno, que le permitían alcanzar una velocidad de crucero de 524 kilómetros por hora.

Mientras cargaban la nafta, los orfeonistas aprovecharon para estirar las piernas en el aeropuerto, y algunos de ellos, para escribir tarjetas a sus familiares. Berta Guerra le escribió a su madre: "estamos acostados en la grama y Vinicio discute con el capitán si seguimos o no". Las postales, con vistas turísticas, llegaron después del entierro de sus autores.

Finalmente, el viaje continuó. No había combustible suficiente para llegar al continente europeo, pero estaba previsto hacer otro toque técnico en Lages para repostar de nuevo. A miles de pies sobre el Océano Atlántico, "El Hércules" y "El Coloso" se cruzaron. El Boeing 747 de Viasa venía de Madrid. El piloto advirtió a Vázquez que el radar de Lages no estaba funcionando o lo hacía de manera irregular.

Y que, además, Emmy avanzaba. Vázquez respondió, con orgullo de piloto y de venezolano:

"Llevo aquí al Orfeón Universitario. Haremos todo lo posible por proseguir el viaje. Además, estoy sin combustible."

El Hércules se adentraba en el vórtice de la tormenta.
El aparato sufría los embates de los vientos huracanados.
Dicen algunos que en la caja negra del aparato quedó registrada no sólo la conversación entre los dos pilotos, sino las voces de los orfeonistas cantando el Himno Nacional, y la de Vinicio Adames tratando de transmitir calma a sus muchachos.

Se acercaban a Terceira. Vázquez intentó establecer comunicación con la Torre de Control. Por alguna extraña razón el encargado no estaba.

En su lugar hablaba un soldado portugués que no sabía inglés.

No se entendían. El Hércules sobrevolaba la isla. Vázquez intentó dos veces el aterrizaje, poniendo en juego toda su pericia de piloto. Pero no pudo hacerlo. Intentó una vez más. "A la tercera va la vencida", tal vez pensó. Pero acaso un error de cálculo sumado a la nula visibilidad, al mal tiempo y, sin duda, a problemas técnicos de la Torre de Control, o todos estos factores juntos, determinaron que el avión se estrellara a escasos doscientos metros de la pista, partiéndose en pedazos a causa del impacto con las rocas volcánicas.

Expedientes secretos

A 23 años de la tragedia del Orfeón Universitario (32 en el 2008), aún no se conocen las verdaderas causas, a pesar de que hubo una comisión que se trasladó al lugar del accidente para las averiguaciones pertinentes.

"La FAV hizo un increíble esfuerzo por clarificar el accidente, pero finalmente el gobierno prefirió la confidencialidad. Si hubo informe, no se divulgó", explica Romelia de Adames.

A pesar del tiempo, la herida no cicatriza.

Muchas preguntas impiden el olvido y perturban aún el sueño de familiares y amigos:

¿Por qué, en plena "Venezuela Saudita" se le negó 300 mil bolívares al Orfeón para volar en una línea comercial, que además era del Estado?, ¿Por qué no se devolvieron cuando aún estaban a tiempo?, ¿Por qué el militar estadounidense encargado de la Torre de Control de Lages no estaba en su puesto sino jugando billar?, ¿Por qué transfirieron a Alaska a los marines que estaban esa noche en Lages?, ¿Por qué no funcionó el radar?, ¿Por qué los orfeonistas insistieron tanto en viajar?, ¿Por qué, por qué, por qué?...

Estas preguntas quedan sin respuesta.

Y la ceraunomancia no sirvió para impedir la tragedia.

Sin embargo, no todo es dolor. Hoy tenemos un nuevo Orfeón Universitario, dirigido por Raúl Delgado Estévez, que fue declarado Patrimonio Artístico de la Nación en 1983, y que ya se ha presentado dos veces en Terceira. La tragedia motivó el interés por Venezuela de los habitantes de Angra do Heroísmo, ciudad que fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco, hasta el punto de que se está gestionando la creación de un Centro de Información sobre nuestro país en la muy culta y noble ciudad.

El padre Francisco Dolores estuvo en Caracas y devolvió al Orfeón Universitario el diapasón de Vinicio Adames, después de guardarlo durante veinte años.

En el lugar del accidente, los pobladores erigieron un santuario con las mismas piedras volcánicas. Y en él nunca faltan flores frescas".

Vinicio Adames (Biografía)

De Wikipedia, la enciclopedia libre

José Vinicio Adames Pineda


Background information
Birth name José vinicio Adames Pineda

José Vinicio Adames Pineda (Barquisimeto, Lara, 1 de marzo de 1927 - Islas Azores, Portugal, 3 de septiembre de 1976) fue un músico y director de coro y orquesta venezolano. Ingresó a la Academia de Música Santa Cecilia, donde estudió piano y vocalización.

En el Bachillerato (1948) fundó el Conjunto Coral Lisandro Alvarado. Luego de graduarse, viajó a Caracas para estudiar odontología en la Universidad Central de Venezuela, donde se convierte en Solista del Orfeon Universitario.

En 1965, logró que el Orfeón Universitario participara en el Primer Festival Mundial de Coros Universitarios, llevado a cabo en el Lincoln Center de Nueva York. Dos años más tarde, el Gobierno norteamericano le dio una beca para hacer un curso de dirección con Robert Shaw en la Universidad de Oakland, Míchigan.

Muere el 3 de septiembre de 1976, junto con los miembros del Orfeón Universitario, cuando el avión en el que viajaban hacia Barcelona para realizar una actuación se estrelló en el Aeropuerto de Lajes, de las Islas Azores.

Durante su carrera fue director de diversos coros y orfeones a nivel nacional, además, luego de su muerte, se crearon y renombraron diversos coros en su honor.

{
}
{
}

Comentarios 33 años de la tragedia del Orfeón Universitario

[...]href="http://bitacoras.com/anotaciones/comentarios/33-anos-de-la-tragedia-del-orfeon-universitario/7082512">Ver comentarios Ir a anotación original Cursos de Idiomas en el Extranjero Viajes[...]
Desde el día de la lamentable tragedia que enluto al país y en especial a nuestra casa de estudios la Universidad Central de Venezuela, se unieron el canpesino que labra la tierra, el marinero que va a la mar y el miliciano que va a la guerra con un canto infinito de paz, para no dejar de oirse nunca en todos los rincones de la UCV y del mundo, siempre serán recordados por todas las generaciones venideras. Que siempren descansen sus almas al lado de los angeles que los enseñaron a cantar de una forma extrordinaria, ahora todos ellos le cantan a dios, descansen en paz.
Alberto Viloria M Alberto Viloria M 21/09/2009 a las 03:31
CLARO QUE SIEMPRE QUE PASO POR EL CEMENTERIO DEL ESTE Y POR UCV, LES HAGO UNA PEQUEÑA VISITA A MIS QUERIDOS AMIGOS, RECUERDO A ELIZABETH JEREMIAS SU HERMANO MIGUEL A GUILLERMO PRATO, LUZ MARIA TOSTA, CLARITZA PERAZA,MIGUEL DENTY, SERGIO HUMPERRI, A LA SIEMPRE ECHADORA DE BROMA DE GLADYS TORO DE PADRON, A GUSTAVO CEDEÑO, OSCAR ALVARADO, A DORA BRAVO, A LUIS GALLANGO, AURA SEPULVEDA, ROSEMERY RADA, A IGOR GIL QUE VIVIA EN LOS TEQUES, ALI URQUIA Y ETC, LOS CONOCI Y ME DOLIO MUCHO QUE SE HAYAN IDO DE ESA FORMA DIOS LOS TENGA ENVUELTO EN AMOR Y LUZ, DONDE ESTEN
allan garcia allan garcia 22/10/2009 a las 23:39
hola mi padre pertenecio a ese orfeon y salio en las listas de desaparecidos lo que paso fue que discutio el dia anterior con mi madre y a ultima hora no pudo ir su nombre es luis ochoa tenor aunque fallecio desp en el año 94 recuerdo mucho toda esa dolorosa tragedia bueno saludos
abigail ochoa abigail ochoa 26/09/2010 a las 00:45
hola mi padre pertenecio a ese orfeon y salio en las listas de desaparecidos lo que paso fue que discutio el dia anterior con mi madre y a ultima hora no pudo ir su nombre es luis ochoa tenor aunque fallecio desp en el año 94 recuerdo mucho toda esa dolorosa tragedia bueno saludos
abigail ochoa abigail ochoa 26/09/2010 a las 00:47
HOY  EN  LOS  COMIENZOS  DEL  2011,  EL   RECUERDO  ES  IMBORRABLE......AUN  CUANDO  TODAVIA  SE  DESCONOCEN  SUS VERDADERAS  CAUSAS,  FUERON  MUCHAS  LAS  CONJETURAS  TEJIDAS.....NO  IMPORTA ,  SUS  VIDAS  ERAN  MAS  PRECIADAS,,,,,ALLI  FALLECIO  MI  HNA. CARMEN  VIDAL  DE  SALAZAR  ACOMPAÑANTE (ESPOSA)  DEL  MTRO. TEC.  OSWALDO  SALAZAR...INGENIERO  DE  VUELO,  DE  CUYA  UNION  QUEDARON  SEIS  PEQUEÑOS,,,HOY GRANDES  HOMBRES  Y  MUJERES..Q  IMPOTENCIA  SABER  QUE   SOLO  LOS  FAMILIARES  LOS  RECORDAMOS!  PESE  A  Q  FUERON 68  DECESOS....ENTRE  EL  ORFEON  Y  LA  TRIPULSACION  AEREA ,  PERTENECIENTE  AL  GRUPO  6,,,DE  LA  BASE  AEREA  LIBERTADOR  DEL  EDO,  ARAGUA!    RIF.
AIMARA  VIDAL AIMARA VIDAL 23/02/2011 a las 21:27
en ese terrible accidente murio mi novio , eramos novios desde bachillerato el se graduo primero que yo y se fue a estudiar a la ucv nos casariamos cuando el terminara su carrera universitaria y  ya faltaba solo meses para hacerlo me quedo hasta el traje de novia comprado y todos los papeles ya los habiamos arreglado pero dios lo queria a su lado y me lo quito que dolor tan grande y despues de tantos años aun lo recuerdo espero que el se recuede de mi lo amo aun
omaira omaira 05/06/2011 a las 03:51
es un gran dolor la gran perdida del Orfeon universitario para esa època yo tenia 20 años y estaba estudiando Derecho en la UCV, estuve llorando durante tres meses cada vez que pasaba por los patios del Reloj, y AulaMagna, los escuchaba desde el cielo a esos angeles que Dios los tenga en la Gloria. 
luis Eduardo Garcia luis Eduardo Garcia 03/08/2011 a las 02:30
yo tenia 16 años cuando escuche la terrible noticia por la radio y me paralizo . porque semanas antes habiamos tenido un canto comun con el orfeon universitario y para nosotros que eramos apenas una coral estudiantil del liceo (Andres Navarte) era un orgullo compartir con el orfeon . Aun recuerdo aquellos muchachos y muchachas llenos de vida que salieron del pais llenos de ilusiones llevarian sus voces a otros paises . 
hoy quiero brindar un homenaje aquienes son todavia mi inspiracion para continuar  en el movimiento coral.
hasta siempre compañeros de coral. =) 
haydee haydee 15/08/2011 a las 01:57
Hola , ese día nefasto perdi muchos amigos y amigas de la mas hermosos tiempos de la infancia,entre ellos los hemanos Elizabeth y Miguel Jeremias y Divina Alvarez, a los que  Dios los tiene a su lado para la Gloria Eterna.
Marisol  Aguilera Marisol Aguilera 03/09/2011 a las 16:45
QUE DIA TAN TERRIBLE , NOS MARCO LA VIDA, YO TENIA VARIOS AMIGOS DEL ORFEON QUE SU VEZ ,CONPARTIAN  CON OTRO GRUPO MUSICAL QUE GERMINO EN CATIA  SE LLAMABA LOS TINAYAMAN, NOMBRE DE DOS TRIBUS BOLIVIANAS, ESE NOMBRE SE LO PUSO SERGIO HUNPIERRES EN UNO DE LOS VIAJES  A BOLIVIA , LAMENTABLEMENTE , DESAPARECIDO EN LA TRAGEDIA  GANAMOS CUATRO FESTIVALES A NIVEL NACIONAL NUNCA LOS OLVIDARE , COMO A  FREDDY RAMOS , JOSE UNAMO, SERGIO HUMPIERRES Y SOBRE TODO MI GRAN AMIGO DEL ALMA MIGUEL ANGEL DENTTI VARGAS , YO HABIA HABLADO CON EL DIAS ANTES Y  ME DIJO QUE TENIAN MUCHA OPORTUNIDAD DE GANAR ESE FESTIVAL . QUE TRISTEZA ME ENBARGA LOS 3 DE SEPTIEMBRE . QUE DIOS LO BENDIGA  PERO NO MERECIAN  ESTO 
edgar marrero edgar marrero 05/09/2011 a las 05:54
Un accidente que se pudo evitar si no huviese sido por la desidia e irresponsabilidad del gobirno de carlos andres perez , que teniendo todo el dinero del mundo y una de las aerolineas mas modernas para ese entonces , fueron enviados en un aparato lleno de incomodidades .no les importo que eran jovenes que iban a representar al pais de una manera muy digna .

si huviese sido en el gobierno de chavez ,estaria retumbando la noticia en todo el mundo , pero como sucedio en el gobierno de un verdadero tirano todo fue silenciado , por que pobre del medio de comunicacion que tratara de hablar mal del gobierno en relacion con  la tragedia  ,eso si era una dictadura ¡¡y alli si no havia libertad de expresion , si no recuerden lo que le paso a renny ottolina , y muchos otros que intentaron hablar del tiranico gobierno 


Ricky Silva Ricky Silva 17/11/2011 a las 16:10
Alguien conoce la lista completa de los nombres de los fallecidos??...incluso los de la tripulación de la aeronave??
Pablo Pablo 20/11/2011 a las 21:16
Estoy elaborando unos videos con su musica y fotos que veran en you tobe, tengo todo de la prensa de ese año, voy a subir los videos con fotos de todos mis queridos amigos orfeonistas y sus voces...
alan garcia alan garcia 05/02/2012 a las 23:11
como no recordar esta tragedia que enluto tantos hogares en aquella venezuela de 1976 tenia yo apenas 8 años de edad cuando estaba frenta a la tv y retumbo la fanfaria de el informador de venevision dando a conocer la lamentable noticia de la caida del avion hercules c 130 siglas yv 7772 de la fuerza aerea venezolana en cuyo interior viajaba la maxima representacion cultural de mi pais el orfeon universitario de la universidad central de venezuela en dicha epoca mis padres cantaban es una coral de la compañia de cementos vencemos en puerto la cruz y llegaron consternados con la fatal noticia que sacudio cada hogar cada casa  se comentaba el desenlase de la magnitud de la tragedia
y le dije ami abuela paterna en dias siguientes algun dia ire a donde reposaran los restos del orfeon universitario hoy a mis 43 años de edad nunca olvido esa tragedia que marco mi vida como ser humano y como venezolano en el año 2009 abandone venezuela y dije tengo que despedirme de alguien significativo en mi pais no pude ir al panteon nacional por la inseguridad reinante en esta zona y una mañana me pare y dije me despedire de mis recordados venezolanos caidos en las azores hable con un amigo el sñor salsedo mi recordado amigo de 70 años de edad y le pregunte en que cementerio estaba el orfeon universitario y el con admiracion y flexible aseptacion me dijo mañana temprano te acompaño fue aquel dia 09 de febrero de 2009 cuando muy temprano llegamos al cementerio del este en la guarita y le rendi mis tributos y horores a aquellos ilustres venezolanos el 10 de febrero me marche de mi amada venezuela llebandome este importante recuerdo de esta despedida que llevo en mi corazon mis respetos y  Q.EP.D LOS MIEMBROS DEL ORFEON UNIVERSITARIO DIOS LOS TENGA EN SU GLORIA..... 
domingo gonzalez domingo gonzalez 02/03/2012 a las 18:37
Ese es un DIA que jamas venezuela, olvidara fue demasiado triste y siempre va a estar presente en la historia de la U..C. V  ,espero y confio que le den todo el apoyo a nuestros musicos, actores para que nos representen con orgullo y que tengamos confianza y quienes nos gobierna respeten los tratos y tengan responsabilidad. QUE JAMAS PASE ALGO ASI MAS NUNCA.
Reina Fernandez Reina Fernandez 28/03/2012 a las 17:51
HOY COMO SIEMPRE QUE PUEDO BUSCO COMENTARIOS DE ESA TRAGEDIA QUE ENLUTO A MI FAMILIA, CUANDO TODO ERA TAN DOLOROSO Y AUN LO RECUERDO, PUES OSWALDO MENDEZ, MI QUERIDO HERMANO DE CRIANZA Y AMADO OSWALDITO SE FUE EN ESE AVION QUE TANTA RABIA ME DIO, HOY DESPUES DE AÑOS MI HERMANO QUE TANTO QUIZO A OSWALDO ESTA CON EL MIS DOS GRANDES HOMBRES , MI HERMANO DE SANGRE HENRI TEXIER Y EL DE CRIANZA OSWALDO MENDEZ , SE QUE UN DIA NOS REUNIREMOS Y ESCUCHARE ESA CORAL TAN HERMOSA QUE HAY EN EL CIELO, LOS AMO A TODOS LOS DEL ORFEON GUAO QUE LOS AMO DIOS ME LOS BENDIGA MI FAMILIA DEL ORFEON, LISSETTE TEXIER
LISSETTE TEXIER LISSETTE TEXIER 14/04/2012 a las 20:09
Yo tania un año buscando esta hitoria por internet,  y al fin la consegui, y es muy triste, tengo 46 años y la unica ves que escuche de esta triste historia fue de la voca de mi hermana mayor, y  yo tendria unos 14 años. Asi es la vida en muchos paises en que a los asuntos de muchas importancia no se le presta el minimo interes. Tenemos los casos de la masacre de tahipei. La hambruna de los paises africanos,  EL asecho de las bombas atomicas, Y las pesca y caserias de espesies en peligros de extincion, a nadien le impora nada de nada, y mucho menos por la vida humana. Solo el interes economica y el poder politico del hombre es lo que les importa mucho mas que cuarquier otra cosa en este mundo. Ni siquiera se interesa si dios existe y que seran condenados en en infierno sus almas por la eternidad
fredy jose fredy jose 23/07/2012 a las 20:28
Yo tania un año buscando esta hitoria por internet,  y al fin la consegui, y es muy triste, tengo 46 años y la unica ves que escuche de esta triste historia fue de la voca de mi hermana mayor, y  yo tendria unos 14 años. Asi es la vida en muchos paises en que a los asuntos de muchas importancia no se le presta el minimo interes. Tenemos los casos de la masacre de tahipei. La hambruna de los paises africanos,  EL asecho de las bombas atomicas, Y las pesca y caserias de espesies en peligros de extincion, a nadien le impora nada de nada, y mucho menos por la vida humana. Solo el interes economica y el poder politico del hombre es lo que les importa mucho mas que cuarquier otra cosa en este mundo. Ni siquiera se interesa si dios existe y que seran condenados en en infierno sus almas por la eternidad
fredy jose fredy jose 23/07/2012 a las 20:31
Hola, un saludo y un abrazo para todos. Despues de tantos años de haber ocurrido aquel terrible accidente, no parece haber cambiado nada en los recuerdos que guardo de aquel dia. En ese entonces tenia yo 11 años, y ya era un amante de la musica que comenzaba a ejecutar sus primeras canciones con instrumentos como el cuatro y la guitarra. En aquellos dias recuerdo muy nitidamente que entre los valores musicales venezolanos que sobresalian por su calidad y por su amor a la musica estaban aquellos panas de mirar risueño, sonrisas perennes, y nobles de alma y de corazon, que en ese momento siendo la mayoria mozalbetes que recien salian de la adolescencia, daban ya sus primeros pasos en esa hermosa joya llamada: El Orfeon Universitario. Si, yo era uno de los miles de personas que seguia atentamente las presentaciones de ese maravilloso coro de muchachas y muchachos, mujeres y hombres, jovenes y adultos que, al entrar en cualquier auditorio maravillaban a todos con aquellas armoniosas voces que parecian coro de angeles. Yo aun recuerdo a todos esos panas a los cuales no pude conocer en persona, pero a los cuales yo les guardaba un cariño grande y fraternal. Ellos me dieron mis primeras inspiraciones y acuñaron en mi, aquel interes por aprender un poco de musica a mis 11 años. Siempre estuve pendiente de sus presentaciones y mi piel vibraba casi que con la misma intensidad con la que vibraba al escuchar el Himno Nacional. Asi de estimados eran todos esos panas por mi, y por eso; por cosas del destino yo estaba sentado frente al televisor ese dia justo a la hora que transmitieron el primer extra. Yo quede petrificado y mudo frente al televisor blanco y negro Philips de tubos incandescentes que teniamos en nuestra sala. Recuerdo que un gran dolor invadio mi corazon. Lagrimas de amargura salieron de mis ojos. ¿Como era posible? Debe haber algun error. Yo ese dia esperaba poder saber que ellos estaban alla en españa en un gran auditorio, cautivando a la gente con sus voces, con sus sonrisas, con su amor, pero en cambio habiamos recibido esa terrible noticia sin muchos detalles al principio. Habia confusion. Nada estaba claro. Pero lamentablemente comenzaron a surgir posteriormente sucesivos boletines que iban reafirmando lo que no queriamos saber, lo que no queriamos oir. Por eso hoy 27 de diciembre del año 2012, quiero una vez mas recordarlos a todos, a los panas que integraban el orfeon, al maestro Vinicio, a los comandantes del avion, a sus tecnicos y sus ingenieros que ofrecieron sus esfuerzos para que los muchachos y muchachas a pesar de las incomodidades y carencias, fueran con su canto de amor y de amistad a aquellas tierras de europa a tratar de mostrar al mundo su mensaje de paz. que en paz descansen mis panas. Siempre los recordare hasta el ultimo dia de mi vida. Que sirva este humilde recordatorio como homenaje a quienes se fueron de nuestro lado ese triste dia..............................
Jose Leon Jose Leon 28/12/2012 a las 02:47
de esta tragedia recuerdo a mi maestra de ebn elias toro en el valle. luz maria tosta, la primera persona que me hablo a los 11 años de socialismo y del saqueo que hacian los gringos en venezuela. ojala hubiesen habido en ese entonces muchos maestros como ella, fue un digno ejemplo.
mary garcia mary garcia 08/02/2013 a las 03:20
Septiembre de 1.976, me aprestaba a inicar lo que sería mi último año de Bachillerato.El Televisor no dejaba de dar las noticia: EL OBSERVADOR fe quien más la cubrió. En ése grupo iba un compositor el cual sin conocerlo le admiraba, su nombre OSWALDO MENDEZ, compositor de una pieza musical que interpretaba con otro amigo cuyo apellido no recuerdo muy bein ,era algo así como Grimaldo, la canción se titulaba: AFERRATE A LA VIDA.... que curioso titulo. Este grupo es digno de admiración y su Director, mi paisano, nunca serán olvidados.
GALO RUIZ GALO RUIZ 21/02/2013 a las 21:28
A Analexis Ramirez………….mi bella amiga.
Hoy, después de 35 años, no se porque, he pensado muchisimo en ti Analexis, mi amiga del alma, a quien tanto quise y con quien tanto quería, fallecida en esa horrenda tragedia, nos arranco del alma, quedamos desgarrados y sin aliento, me vacié en llanto, al irse nuestra amada ANALEXIS y nuestros mas amados amigos del Orfeon UCV, tantos sueños, luego se fue Angel Rosado. Analexis mis momentos mas felices de mi vida los viví en esa época, época que nunca volverá, tiempos de residencia universitaria la Campi, La Sra. Manola , tiempos de utopía , tiempos de jugar memoria y de sueños, de tanta ilusión , de tanta belleza , de tanta sencillez y sensibilidad social, tiempo de represión y allanamientos, tiempos de persecución política y asesinatos a jóvenes venezolanos, tiempo del asesinato de Noel Rodríguez, Jorge Rodríguez y Salvador allende, tiempos de Nihaus, tiempos de la tierrita del túnel del cuartel San Carlos, tiempos de cantos, protestas y esperanzas ….. Analexis tu sabias lo que estaba ocurriendo en ese momento, en esa hora dura, por eso tu canto al Gloria al Bravo Pueblo, Bendito sea Dios, hora implacable, hoy 35 años después, escribo con lagrimas en los ojos, siempre queda el duelo en el alma, dificil de superar y escribo con sentimiento de saber que ustedes se fueron cantando el glorioso Himno Nacional de Venezuela , algún día me reencontrare con todos ustedes y viviré de nuevo esas hermosas reuniones de canto deleitando mi oido y mi alma en l caracas de los años 70........ la vida pende de un hilo, el tiempo, lapsos de tiempo, todo tiene su tiempo. solo nos vemos por un lapso de tiempo y ya.
mariaa mejias mariaa mejias 25/04/2013 a las 20:14
Eran los años sesenta, nos mudamos para Caracas, yo tenia como nueve años y mis padres primero me inscribieron en la Escuela Alberto Ravell, en el Valle, en tercer grado, cuando pasé para cuarto grado me inscribieron en el Grupo Escolar Elias Toro tambien en el Valle y la maestra que me tocó fue Luz María Tosta, la recuerdo como una mujer alta, blanca rosada, pelo negro y corto como se usaba en esa época con un gatico en las puntas como se decia cuando se llevaban las puntas hacia arriba, era muy bonita, no hablo mal pero la recuerdo un poquito atestada de carácter y recuerdo un suceso desagradable en pleno salón de clases, yo tenía ganas de orinar y fui al escritorio y le dije; Maestra permiso para ir al baño, me decia; Pero es que tienes muchas ganas? Yo le decía Si, y me volvió a preguntar Pero tienes muchas muchas ganas?, le decia Si maestra y apretando una piena hacia la otra para trancar el orine que se me quería salir, Maestra no aguanto,y me preguntó de nuevo Pero tienes muchas ganas? No puedes esperar a la salida? y cuando menos ya no pude aguantar mas y zuaaaaas se me salio el orine y bastante y me eché mi buena miada ahí mismo con ella sentada y yo al lado del escritorio y aquel pozo que se hizo, era bastante, me estaba reventando y pienso que sin querer esa fue mi ultima respuesta a sus insistentes preguntas, se quedó callada despues de ese momento y no dijo más nada, lo que hizo fue que mando a una compañerita a buscar un haragán y un coleto para limpiar y yo con mi bochorno en medio de la clase, claro eramos puras niñas, porque no aceptaban varones, pero mi verguenza era demasiada. Dios la tenga en su santa gloria, era muy linda pero toda mi vida le eche la culpa de mi bochorno sin necesidad por no darme permiso cuando se lo pedi. Pero la perdone me dolió cuando me enteré de su partida. Sin rencor
Mary Trini Mary Trini 18/12/2013 a las 03:01

Deja tu comentario 33 años de la tragedia del Orfeón Universitario

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre